Cómo prevenir robos en empresas

Ningún negocio es inmune al robo. Almacenes particularmente grandes con una vigilancia precaria, productos valiosos mal resguardados, pymes demasiado confiadas con entradas y salidas difíciles de controlar y, por último, pero no menos importante, frecuentes cambios de personal junto con el paso por las instalaciones de muchas personas que no pertenecen a la empresa. Son factores que influyen de manera determinante en los robos y que generan un daño de miles de millones de euros en la economía.

Calcula el precio de tu alarma

En este contexto es importante prevenir robos en las empresas de manera efectiva, pero ¿cómo podemos afrontarlo y resolverlo y qué sistemas debemos implementar para minimizar los riegos? A lo largo de este artículo te daremos las claves para tomar las decisiones adecuadas en función de tu negocio, teniendo en cuenta que hay robos externos, por parte de los clientes, y también robos internos, de los empleados.

Detección de los intrusos

La formación de los empleados es una de las medidas más eficaces para la protección contra el robo. Tu personal debe saber exactamente cómo reconocer a los ladrones y reaccionar de la manera adecuada en caso de conductas sospechosas. 

Los empleados vigilantes tienen un efecto disuasorio en las personas con malas intenciones. Pero, ¿cómo reconocer a los clientes sospechosos? Después de todo, a ningún negocio le interesa asustar a los compradores honestos. Los signos distintivos que definen al ladrón son:

  • Observan a los empleados de cerca.
  • Comportamiento inquieto.
  • Aparentemente no tienen un rumbo definido.
  • Miradas frecuentes de las salidas, cámaras y espejos.
  • Chaquetas voluminosas y bolsillos abiertos o mochilas (en ocasiones incluso con fondos falsos).
  • Los artículos se sostienen en la mano, no usan cesta.
  • Grupos de personas cubriéndose entre sí para disfrazar el robo.

Si los empleados detectan estos comportamientos, deben acercarse a los clientes sospechosos. A veces, un simple “¿Puedo ayudarle en algo?” muestra al ladrón que ha llamado la atención y está bajo observación.

En tiendas, mejor espacios abiertos

Los espacios abiertos y luminosos hacen que los ladrones se sientan más vigilados. También facilitan a los empleados la vigilancia de los clientes. 

La instalación de espejos también se presenta como una medida disuasoria. Además, aquellos artículos especialmente sensibles al robo están mejor situados a la vista de las cajas registradoras. Si su valor es importante, pueden incluso mantenerse guardados en mostradores o armarios.

Vigilancia por vídeo

La videovigilancia por cámara representa uno de los medios más eficaces para prevenir robos en las empresas, ya sean establecimientos comerciales, industrias o compañías de oficinas y servicios. En este caso, las imágenes se revisan en tiempo real por personal de seguridad y permiten identificar comportamientos sospechosos

Se trata de una medida disuasoria, por cuanto los ladrones se sentirán vigilados en todo momento, pero también de seguridad activa, ya que permite actuar con eficacia en caso de producirse un robo.

Instalación de alarma

Los sistemas de alarma para negocios son cada vez más sofisticados y eficaces. Permiten una monitorización constante de la actividad de la empresa, 24 horas al día y 7 días a la semana. Las alarmas más modernas cuentan incluso con APP smart desarrolladas para hacer un seguimiento permanente desde tu propio Smartphone. En caso de actividad sospechosa, desde la propia Central de Alarmas se dará aviso inmediato a la Policía.

Vigilancia presencial

En empresas y establecimientos comerciales de cierto tamaño, la vigilancia personal representa una de las opciones más garantistas. El personal especializado controlará la actividad, establecerá rutinas y desarrollará un Plan de Seguridad adaptado a las circunstancias para evitar robos.

Prevenir los robos de los propios empleados

Sucede en más ocasiones de las que parece, aunque las empresas muchas veces no piensen en ello. El también llamado robo hormiga no solo puede traducirse en hurtos más o menos importantes, sino también en otros elementos como, por ejemplo, el empleo del coche de empresa para uso personal o la carga de gastos inapropiados en tarjeta de crédito asignada a determinado personal.

Además de los sistemas de vigilancia conviene mantener un control periódico sobre estos elementos, realizar un inventario del material de la empresa y vigilar a aquellos empleados que se muestren especialmente incómodos cuando se abordan asuntos de procedimiento rutinario.

Cómo evitar los robos cibernéticos

La tecnología permite compartir datos con relativa facilidad. La información es poder y, precisamente, una de las principales amenazas a las que se enfrentan las empresas del siglo XXI tiene que ver con los robos cibernéticos. 

Como medida preventiva, se debe encriptar toda información sensible y nunca dejar los códigos de acceso o claves anotados en papeles. Ten precaución, controla hasta dónde pueden acceder a tus documentos en la red corporativa y, sobre todo, no abras enlaces sospechosos en correos electrónicos que generen poca confianza.

Conclusión

No hay nada como la prevención para evitar robos en empresas, bien sea a través de formación, dispositivos tecnológicos, personal de seguridad propio o precauciones en el uso de información. Una combinación adecuada de estos elementos minimizará los riesgos de sufrir circunstancias de este tipo y en el medio y largo plazo terminará incluso notándose en la cuenta de resultados.

Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias de PROSEGUR

Comments are closed.