Mitos sobre las alarmas de seguridad para casa

Por Sin etiquetas

Mitos sobre las alarmas de seguridad para el hogar

 

¿Llevas mucho tiempo queriendo instalar una alarma en casa? ¿Qué es lo que te frena? ¿Por qué te has decantado por el “no” hasta el momento?

 

Es habitual escuchar frases sobre los sistemas de seguridad que no siempre reflejan la realidad como “es que no lo necesito” o “es que se generan muchas falsas alarmas”. Por ello, hoy desmontamos uno a uno los cinco mitos sobre las alarmas para el hogar más habituales:

 

  1. “Es cosa de gente con mucho dinero”
  2. “Dejaré de tener privacidad en casa”
  3. “Mi casa no le interesa a los ladrones”
  4. “La mascota hará saltar la alarma”
  5. “Con cortar la luz se puede sabotear una alarma”.

 

Mito 1: Tener una alarma es cosa de gente con mucho dinero

 

Uno de los mitos sobre alarmas más comunes es su precio. Se suele argumentar que se trata de un producto de lujo para gente con mucho dinero. Sin embargo, hoy en día la protección del hogar se  ha democratizado y está al alcance de todos. Por ejemplo, en Prosegur, puedes tener tu sistema de seguridad desde solo 1 euro al día.

 

Mito 2: Tener una alarma en casa elimina mi privacidad

 

En contra de lo que mucha gente piensa, si instalas el sistema de video-verificación de Prosegur, nuestra Central Receptora de Alarmas (CRA) solo podrá acceder a las imágenes de tu hogar cuando se produzca un salto de alarma. ¡Tu privacidad está garantizada!

 

Es más, la Ley de Protección de Datos regula celosamente que se proteja tu intimidad, por lo que cualquier empresa de seguridad garantiza que esto sea así.

 

Mito 3: A los ladrones no les interesa mi casa

 

Otro de los mitos sobre alarmas más extendidos es pensar que a los ladrones no les interesa tu casa, ya sea porque no hay cosas de mucho valor en ella o porque crees que el vecino es un objetivo más jugoso. Sin embargo, es precisamente al revés.

 

Las alarmas residenciales tienen un efecto disuasorio. Cuando un inmueble no tiene ningún distintivo de seguridad (como las placas disuasorias), hace que los intrusos se puedan interesar más en él, ya que piensan que resultará más fácil acceder por la fuerza sin dificultades.

 

Además, el 90% de los robos se cometen impulsivamente y sin planear. Es por eso que no importa lo que haya dentro de tu hogar. Cualquier casa que no esté protegida tiene más probabilidades de ser asaltada.

 

Mitro 4: Tener mascota y alarma es incompatible

 

Lo que antiguamente era una barrera, hoy en día es un problema más que superado. Las alarmas de Prosegur permiten instalar detectores de movimiento que pueden discrimar mascotas. Además, puedes consultar con el instalador donde es mejor realizar la instalación y cómo evitar falsas alarmas de la forma más eficaz.

 

Mito 5: Cortando la luz se puede sabotear una alarma

 

Nada más lejos de la realidad. Las soluciones de Prosegur cuentan con sistemas de tecnología punta que evitan que los dispositivos dejen de funcionar aunque se produzca un corte de luz. Además, cuando se detectan intentos de sabotaje, envían un aviso a nuestra central que rápidamente se pondrá en marcha para saber qué es lo que está sucediendo.

 

Una vez superados estos prejuicios, ya no tienes excusa para garantizar tu seguridad y la de los tuyos.

 

 

Si este contenido te ha resultado interesante, puede que también te sea útil:

 

¿quieres conocer otros consejos sobre seguridad en el hogar? ¡Descarga gratis este ebook de Prosegur!

Comments are closed.