Cómo planificar la instalación de cámaras de seguridad en empresas

La seguridad es un aspecto crucial en cualquier empresa. Por eso, dentro de su planificación, la instalación de cámaras de vigilancia representa un eslabón fundamental.

Calcula el precio de tu alarma

Un circuito cerrado de vigilancia ofrece un elevado nivel de seguridad en todo tipo de espacios y entornos. Tanto públicos como privados. 

Sin embargo, planificar de forma correcta la instalación de cámaras de seguridad en empresas, en función de factores como el tipo de propiedad o el entorno que se deba proteger, implica la ejecución de un estudio previo profesional. Des esta manera, se determinará los mejores lugares para captar las imágenes precisas.  

Claves para instalar un CCTV en la empresa

El estudio previo se traducirá en un listado de todas las zonas que conformarán el Circuito Cerrado de Vigilancia (CCTV), tras un análisis de las diferentes vulnerabilidades de seguridad que puedan existir y después de identificar también los puntos críticos

No es lo mismo una planificación de un CCTV en un centro comercial, donde las zonas de pasillo y cajas representan los grandes desafíos, que una empresa logística, donde el almacén juega el papel más relevante.

Una vez recabada toda esta información, se decidirán los aspectos fundamentales, como por ejemplo el tipo de sistema de seguridad que se empleará, el número de cámaras asignadas cada zona y su ubicación exacta. De este modo se logra abarcar todo el espacio deseado con la mejor calidad de imagen.

A lo largo de todo el proceso, conviene tener en cuenta una serie de claves importantes, que facilitarán la consecución de un sistema de seguridad robusto y práctico.

¿Qué tipos de cámaras de seguridad elegir?

En esta primera fase de planificación hay que considerar, por ejemplo, el tipo de cámara de seguridad que requieren las instalaciones. 

Existen cámaras específicas para interiores o exteriores, así como otras que pueden utilizarse en ambos espacios. También hay cámaras con cableado tradicional y otros modelos inalámbricos vía WiFi

Un plan de seguridad integral fiable podría requerir la adecuación de cámaras de visión nocturna o, en caso de espacios muy oscuros o con una meteorología muy adversa, quizá incluso cámaras térmicas. 

Todo dependerá de las necesidades, puesto que en unas ocasiones será de especial interés tomar un plano general de la zona y en otras puede interesar, por ejemplo, enfocar a las matrículas de los vehículos que acceden a las instalaciones.

La importancia de la ubicación

Como parece lógico, la ubicación de los visores es uno de los puntos más relevantes de todo el proceso. Las decisiones que se adopten en este aspecto dependerán de cada propiedad, si bien existen algunas consideraciones generales que se pueden aplicar en todos los casos.

Zonas de gran interés y puntos ciegos

Independientemente de que se trate de cámaras de interior o exterior, el principal consejo de los profesionales es que las cámaras se ubiquen en zonas específicas de gran interés. 

En unos casos, el estudio previo determinará su instalación en los caminos de acceso a la entrada del negocio o empresa, de forma que se tenga un control sobre las personas que acceden al edificio. En otros aconsejarán puntos ciegos sobre los que resulte importante mantener la alerta.

Por otros motivos, también pueden ocultarse determinados equipos de vigilancia, siempre y cuando no entren en conflicto con la intimidad de las personas.

Número de cámaras necesarias

En algunos casos puede ser necesario hacer uso de varias cámaras para poder capturar determinadas áreas de una misma zona. En otros, bastará con un modelo de cámara con gran angular

Por norma general, la empresa instaladora encontrará el equilibrio entre el ahorro de costes para la empresa, siempre y cuando no se comprometa el sistema en su conjunto. 

Ángulo de la cámara 

Para captar las imágenes precisas, el ángulo de la cámara de videovigilancia debe estar situado hacia abajo. El objetivo es detectar el movimiento de los intrusos o situaciones no deseadas, enviando la alerta correspondiente en caso necesario.

Al mismo tiempo, al estar instaladas en zonas superiores se evita que estén al alcance de la mano de quienes podrían intentar dañarlas para no ser vistos.

Otras medidas disuasorias

Además de utilizar cámaras de seguridad reales, los expertos aconsejarán a la empresa si, en su caso, se podrían colocar algunos modelos “falsos”, que estén perfectamente a la vista y como medida disuasoria. El perfeccionamiento en la fabricación de estas cámaras sin visor hacen que resulte prácticamente imposible identificar si son o no reales.

También como medida disuasoria se deben utilizar carteles que adviertan de que la zona está vigilada, algo que por otro lado exige la ley. 

Conclusión

Teniendo en cuenta todo lo anterior, llegamos a la conclusión de que planificar la instalación de cámaras de seguridad en empresas requiere de un estudio profesional, que aporte conocimiento y experiencia en la aplicación de soluciones a medida que protejan bienes y personas. Solo así se puede garantizar el éxito de una herramienta tan importante para las organizaciones como su CCTV.

Te puede interesar: movistarproseguralarmas.es
Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete y sigue nuestras novedades de productos y noticias de PROSEGUR

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.