Cuáles son las formas de pago más seguras

Por 0 Sin etiquetas

Los métodos de pago más seguros

 

Si hablamos de métodos de pago, la acuñación de la moneda propia constituyó uno de los elementos definitorios de las primeras grandes civilizaciones de la antigüedad. Con el paso del tiempo, la forma en la que hacemos las transacciones financieras ha ganado en complejidad y seguridad. Así, las principales formas de pago son:

 

  • En efectivo o en metálico (monedas y billetes).
  • Con tarjeta, ya sea de crédito o de débito e incluya la función contactless o no.
  • Con talón o cheque.
  • Paypal.
  • Bitcoins o monedas virtuales.
  • Contrareembolso.

 

De este modo, cada método presenta unas características muy diferentes. Veamos las ventajas y los inconvenientes de cada forma de pago, para así determinar cuál es el método de pago más seguro.

 

Las opciones de pago convencionales

 

Pago con dinero en efectivo

El pago con dinero en efectivo es el método más usual y sencillo que existe. Se trata de un proceso ágil y que suele emplearse en operaciones con importes moderadamente reducidos. Su gran aliciente es que el comprador puede llevar encima únicamente las monedas y billetes que desea abonar en su compra.

 

Al mismo tiempo, el principal inconveniente es precisamente la obligación de  llevar el dinero físico encima. En cualquier caso, su uso se está reduciendo sensiblemente en Occidente por el empuje de métodos más tecnológicos.

 

Pago con tarjeta

El otro gran sistema que también puede considerarse ya tradicional es el pago con tarjeta de crédito o débito. Este método permite al usuario operar con una cantidad de dinero equivalente a la que tiene disponible en su cuenta bancaria.

 

De escaso tamaño, las tarjetas pueden transportarse fácilmente. Disponen de diferentes sistemas de comprobación de la identidad del usuario. No obstante, un inconveniente es que los ladrones han perfeccionado sus métodos de copia y/o robo de tarjetas. Por eso hay que estar siempre al tanto. Debemos utilizar nuestra tarjeta de forma segura y no revelar los códigos a nadie.

 

Con la tarjeta asociada a una cuenta en el banco, se pueden utilizar diferentes métodos de pago muy novedosos como:

 

  • A través de un cargo en la factura de la tarifa del móvil. En esta se añade el gasto realizado desde un smartphone a la factura mensual.
  • Mediante compras en apps que sustraen el dinero directamente de la cuenta.
  • Con el propio smartphone, utilizando apps que emulan una tarjeta física mediante una tarjeta virtual.

 

Pago con cheque o talón

Aunque parezca obsoleto, es un método que aún se sigue utilizando entre empresas y profesionales sobre todo. Puede ser al portador o a nombre de un receptor concreto. A efectos prácticos, es tener un documento fiscal que todavía hay que cobrar. Resulta muy seguro si eres el titular del cheque, muy inseguro si es al portador.

 

Las compras por Internet

 

La difusión de Internet y la articulación de un amplio mercado global han popularizado el comercio electrónico, con una serie de sistemas de pago específicos para esta nueva realidad:

 

PayPal

Es uno de los métodos más utilizados. Con este sistema, el usuario no opera directamente con una cuenta bancaria, sino con una cantidad predefinida en su cuenta digital. La plataforma garantiza la máxima seguridad tanto en el envío como en la recepción de los datos. En este sentido, se podría valorar como una de las formas de pago más seguras.

 

Bitcoin

En realidad, no es un sistema sino una unidad de pago, que sigue la misma lógica que cualquier moneda de curso legal. La  diferencia es que no tiene la supervisión de un banco central. La gran ventaja que tiene es que soluciona muchos inconvenientes con respecto al resto de formas de pago existentes, no obstante se recomienda indagar e informarse adecuadamente antes de usarla. La gran desventaja es que está poco extendida.

 

Contrareembolso

El usuario encarga un pedido, ya sea por teléfono o vía internet y lo paga físicamente cuando su compra llega a su domicilio. El inconveniente es que suele exigirse un importe mínimo relativamente elevado (o el abono de tasas adicionales).

 

Cómo comprar por Internet

 

El comercio electrónico es muy similar al que se realiza en espacios físicos pero obliga a tomar ciertas precauciones. En primer lugar, es absolutamente desaconsejable operar en plataformas que no incluyan el sello de ‘pago seguro’ en su web o el protocolo ‘https’ en su dominio. También hay que leer con detalle las condiciones de la compra, para evitar posibles recargos inesperados o conocer los plazos de entrega. Por último, nunca está de más comprobar las valoraciones de otros usuarios disponibles en redes sociales.

 

A este respecto, nunca reveles claves de acceso en ninguna plataforma online. Si, por ejemplo, tu hijo quiere realizar un pago con tu tarjeta, ni se te ocurra enviar las claves o contraseñas por Facebook, whatsapp o mail, ya que es muy fácil hackear estas cuentas. Aunque utilices un mensaje privado, a un ladrón especializado no le cuesta nada conseguir acceder a esta información. Por esto, entre otros motivos, hay que ir con cautela y realizar un uso seguro de las redes sociales.

 

Formas de pago más seguras. Blog Prosegur.

Descubre las formas de pago más seguras en Blog Prosegur.

 

La comodidad, mejor con seguridad

 

Internet puede facilitar considerablemente las compras pero es necesario saber cómo pagar con los principales métodos para que la experiencia sea perfecta. Sea como sea, es posible llevar una vida segura integrando en ella las posibilidades de las nuevas tecnologías con las debidas precauciones mínimas.

 

¿Cuál es la forma de pago más segura?

 

En definitiva, cada método de pago es diferente por lo que se adapta a un contexto y necesidades únicas. Mientras que el dinero en efectivo es mejor para controlar lo que gastamos, también es más susceptible de robo o de pérdida, por lo que en pocas cantidades es el más seguro. A su vez, las tarjetas son más seguras, pero se tiende a gastar más con ellas al no ver el dinero. Este es el método recomendado para cantidades más elevadas. Los métodos online también son muy ágiles y, generalmente, muy seguros, aunque debes revisar bien tu ordenador antes de utilizarlos por si tienes algún virus o fallo en la seguridad.

 

Recuerda no dejarte incluir por falsas inseguridades. Por cierto, ¿sabes que existen algunos mitos sobre seguridad? Te invitamos a descubras cuantos creías que eran ciertos.

 

Si este contenido te ha resultado interesante, quizás también te apetezca saber:

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *