Elementos antiescalada y tipos de vallas

Por 0 Sin etiquetas

¿Qué son los elementos antiescalada y qué tipos existen para las vallas?

 

Por su ubicación, por las particularidades del terreno o simplemente porque te apetece sentirte mucho más seguro, determinadas zonas de tu hogar o parcela exigen la instalación de medidas de protección perimetral muy concretas. Entre las alternativas más populares está el empleo de vallas antiescalada, un elemento cada vez más común en el paisaje urbano.

 

¿Qué es la seguridad antiescalada?

 

La protección antiescalada es un sistema de seguridad pasiva que impide que un intruso pueda trepar por  una valla o pared.

 

De poco sirve proteger el jardín con una valla si los asaltantes siguen teniendo vía libre para acceder a tu propiedad escalando este obstáculo. Las vallas antiescalada  han sido diseñadas con el objetivo de impedir que los ladrones tengan acceso al terreno protegido, lo que imposibilita que puedan trepar por la superficie y acceder a la propiedad.

 

Este tipo de vallas antisaltos se componen de elementos estructurales fijos (normalmente, una malla electrosoldada de gran resistencia) a los que se pueden añadir otros accesorios en el caso de querer extremar las precauciones (por ejemplo, el alambre de cuchillas o los rollos de concertina).

 

¿Cuál es la efectividad de las vallas antitrepa?

 

Lo más llamativo de los elementos antiescalada es que, sin resultar excesivamente llamativos o antiestéticos, ofrecen un excelente grado de protección.

 

Las vallas de seguridad llevan integrados metales entrelazados o planchas de alambre de acero compuestas de pequeñas cuadrículas de unos 1,3 centímetros. Esta es una medida óptima para no obstaculizar la visibilidad al tiempo que resulta imposible introducir en ella los dedos y, por lo tanto, ascender por ellas.

 

¿Qué tipos de elementos antiescalada hay?

 

elementos antiescalada y tipos de vallas - Blog Prosegur

elementos antiescalada y tipos de vallas – Blog Prosegur

 

Dependiendo de las necesidades de cada espacio, los elementos de seguridad antiescalada presentan varias alternativas:

 

  • Concertinas (normal, plana y electrificada).
  • Rotores antisalto.
  • Alambre de espino.

 

Concertinas

Son alambres dentados de alta resistencia que se instalan sin necesidad de obras en la parte alta de las vallas. Los normales van enroscados en el tope de la valla mientras que los planos se sitúan de forma vertical. Estos últimos son más útiles para vallas de gran altura. Además, ambos sistemas se pueden electrificar.

 

Rotores antisalto

Se trata de elementos punzantes rotatorios que provocan inestabilidad frente a un eventual intento de asalto. Son mucho más robustos que las concertinas y requieren de obra.

 

Alambre de espino

Se trata de alambres similares a los que conforman una valla de mallazo electrosoldado que integran secciones punzantes. Son más económicos y se pueden situar en cualquier parte de la valla. Funcionan muy bien combinados con concertinas de cualquier tipo.

 

¿Qué instalaciones requieren el uso de elementos antiescalada?

 

Las vallas antisalto se suelen instalar en lugares estratégicos en los que el riesgo de asalto es elevado, por ejemplo:

  • Zonas industriales alejadas de las áreas de tránsito.
  • Naves y almacenes de la periferia.
  • Instalaciones aeroportuarias, militares y científicas.
  • Centros de alta seguridad.

 

¿Es legal poner concertinas o alambre de espino en casa?

 

La ley impide colocar “defensas dañinas” como cristales, cuchillas, pinchos y otro tipo de dispositivos cortantes no homologados. Solo en instalaciones militares y de alta seguridad estará permitido el uso de opciones de protección agresivas. Por tanto, en el resto de parcelas (edificios de viviendas, chalets, negocios, oficinas…) únicamente se emplearán alternativas de protección defensivas, nunca ofensivas.

 

¿Qué altura máxima puede tener una valla?

 

Para responder esta cuestión hay que revisar las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento. Pese a todo, la norma general (Código Civil), hace referencia a una altura máxima de hasta 2 metros, pero los planes generales de ordenación urbana de cada localidad pueden contradecir esta medida, siendo la norma subsidiaria la que prevalece.

 

Si este contenido te ha resultado interesante, puede que también te guste:

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.