¿Cómo funciona el derecho al olvido en Internet?

Por 0 Sin etiquetas

Derecho al olvido: controla tus datos personales en la red

 

Las redes sociales y las plataformas de intercambio de información en Internet han permitido a millones de usuarios de todo el mundo compartir experiencias y opiniones. Sin embargo, muchas veces no somos conscientes de las implicaciones que tiene colgar ciertos datos personales en la red. Esto sucede muy a menudo en las aplicaciones para conocer gente, por ejemplo, donde subimos información sin saber quién está mirando.

 

Es por eso que más de una vez nos gustaría poder eliminar nuestros datos, imágenes o publicaciones de Internet. Por ese motivo, hoy analizamos el derecho al olvido en el marco de la Ley de Protección de Datos.

 

¿Qué es el derecho al olvido?

 

Directamente relacionado con las nuevas tecnologías, el derecho al olvido es la posibilidad que tiene una persona de retirar de Internet información publicada sobre ella misma. Este derecho también es conocido como Habeas Data.

 

El derecho a borrar datos personales en Internet está a disposición de todos los usuarios. Lo más habitual es aplicarlo para eliminar datos alojados en los buscadores de internet, como Google, y también para eliminar perfiles en redes sociales. Así lo reconoce una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) publicada en mayo de 2014.

 

¿Qué es desindexar?

Desindexar es solicitar a los motores de búsqueda de diferentes buscadores que no rastreen, y por tanto, no muestren determinado contenido. Es el equivalente a eliminar información, datos o publicaciones de los buscadores y bases de datos. De este modo, si una publicación no está indexada, no aparecerá en Google, por ejemplo.

 

Requisitos para solicitar la aplicación del derecho al olvido

 

Para eliminar una publicación es necesario tener en cuenta los siguientes criterios:

 

  1. El material que se quiere retirar no debe ser de interés público. Por ejemplo, un político no puede solicitar que se retiren fotos de su visita al Congreso.

 

  1. El tiempo que el material lleve publicado puede afectar notablemente al caso. Por ejemplo, una imagen que lleva 10 años en la red puede ser imposible de eliminar por completo si se ha viralizado o compartido muchas veces.

 

  1. Si los datos publicados no son necesarios en relación al objetivo de la publicación, puede solicitarse también su eliminación.

 

  1. Existen otras opciones no específicas que se pueden tratar en el juzgado. Por ejemplo, que un contenido de interés público genere daños psicológicos a alguna de las partes implicadas.

 

¿Cómo se ejerce o aplica el derecho al olvido?

 

Partiendo de la premisa de que todos los usuarios tienen derecho a borrar datos personales en Internet, existe un procedimiento legal para conseguirlo.

 

  1. Notificación a la entidad responsable

La mayoría de las veces, los buscadores. Las grandes plataformas (Google, Bing, Yahoo…) disponen de formularios específicos para cursar peticiones de este tipo.

 

  1. Solicitud a la Agencia Española de Protección de Datos

Si el buscador no indica al usuario cómo debe proceder para borrar sus datos o desestima su petición, se puede recurrir a este link para iniciar una solicitud de tutela de derechos. Así la Agencia Española de Protección de Datos ayudará a eliminar estos datos. Este organismo público determinará si el usuario tiene o no derecho a forzar la eliminación de datos que le afecten directamente.

 

  1. Recurso al Tribunal de Justicia de la UE

En última instancia, el TJUE puede dirimir cuándo un usuario puede ejercer su derecho a la intimidad. Todas las decisiones de la Agencia Española de Protección de Datos se pueden recurrir.

 

Un derecho reconocido pero no universal

 

En ocasiones se desestiman las solicitudes para borrar datos personales en Internet. La clave radica en si la información que debe retirarse de la red se considera o no de interés público. Es lo que sucede con la mayoría de recursos presentados por figuras públicas (políticos, grandes empresarios, artistas…).

 

Otro tanto puede decirse de la información que tenga algún tipo de utilidad social (noticias sobre delitos, datos de contacto del personal de una institución pública…). Es por ello que cada caso debe tratarse de manera particular.

 

En definitiva, es necesario realizar un uso responsable de Internet y estar atentos a lo que subimos a la red. De otro modo nuestra seguridad online se puede ver afectada sin que nos demos cuenta.

 

Si este contenido te ha resultado interesante, puede que también te sea útil saber:

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *