¿Qué es el armado parcial de un sistema de seguridad?

¿Qué es el armado parcial de un sistema de seguridad?

 

Los sistemas de seguridad y alarma han avanzado mucho en los últimos tiempos. A las nuevas prestaciones, como mejores sensores y medidas contra el sabotaje o la inhibición, se une la posibilidad de realizar un armado parcial del sistema.

 

¿Qué significa este concepto? ¿Para qué sirve y qué ventajas tiene el armado parcial? Te lo explicamos muy fácilmente.

 

¿Qué es el armado parcial?

 

El armado parcial es una función de los sistemas de seguridad que permite conectar el sistema una estancia de la casa mientras sigue activa en otro.

 

Cuando se instala un sistema de seguridad con armado parcial, se pueden programar en él las distintas zonas que protegerá. Se diferencian dos tipos:

  • Zonas interiores.
  • Zonas exteriores.

 

Aquellas que queden configuradas en el sistema de seguridad como «zonas interiores» quedarán desconectadas por el armado parcial cuando se ejecute.

 

De esta manera, dicho armado parcial activará solamente los sensores de las zonas marcadas como «exteriores», dejando los del resto de la casa sin armar.

 

Esto resulta muy útil para proteger nuestro hogar cuando estamos dentro. Se puede escoger armar solo una planta de la casa, el jardín, o alguna estancia anexa, como un garaje, por ejemplo.

 

De esa manera, podremos hacer vida normal dentro de la vivienda, o dormir tranquilos durante la noche, sabiendo que si alguien se acerca la alarma nos avisará.

 

¿Qué sistemas de seguridad permiten el armado parcial?

 

Los sistemas de seguridad que permiten hacer uso del armado parcial y la programación de zonas son:

 

 

Todos estos sistemas pueden ser adaptados a cualquier clase de vivienda, oficina o empresa, teniendo en cuenta su disposición particular.

 

¿En qué situaciones conviene contar con armado parcial?

 

El armado parcial de un sistema de seguridad resulta muy útil en:

 

  • Viviendas que tienen partes exteriores e interiores perfectamente delimitadas.
  • Casas más grandes, con zonas que se usan poco (especialmente durante la noche) y que pueden ser susceptibles de intrusión al estar menos concurridas.
  • Hogares en las que todos los dormitorios están en la misma planta.
  • En negocios con diferentes zonas, cuando alguna de ellas no está abierta al público.
  • En naves o almacenes poco concurridos en la empresa, especialmente a ciertas horas, pueden quedar bajo vigilancia mediante un armado parcial mientras que la actividad del resto de la organización en otras zonas del recinto sigue funcionando con normalidad, como pueden ser oficinas o garajes de entrada y salida de vehículos.

 

Con la posibilidad de realizar un armado parcial, la alarma no solo sirve para proteger la propiedad en nuestra ausencia, sino también para estar más seguros y cómodos cuando permanecemos dentro de ella.

 

 

Si este contenido te ha resultado interesante, puede que también te sea útil saber:

Comments are closed.