¿Qué debemos revisar en nuestro vehículo antes de salir de vacaciones?

Ha llegado la hora de tomarse un merecido descanso y seguro que muchos de vosotros optaréis por viajar en vuestro propio coche. Éste es un período en el que aumentan considerablemente los traslados por carretera y tenemos que ser precavidos, por ello es muy importante que revisemos nuestro vehículo antes de salir de vacaciones.

  1. Los neumáticos: Junto a los frenos y los amortiguadores, componen el conocido como ‘Triángulo de Seguridad’. Resulta esencial vigilar que las ruedas estén en buen estado. Fíjate en que el dibujo tenga una profundidad superior a 1.6mm y que la presión de los neumáticos sea la correcta, según el fabricante.
  2. La amortiguación: Los amortiguadores son la base de la suspensión de tu vehículo y cuando están desgastados el coche pierde mucha estabilidad, sobre todo al tomar curvas y en las frenadas. Además, unos amortiguadores en mal estado acabarán desgastando los neumáticos. Mira el manual de mantenimiento y sabrás cada cuánto cambiarlos; aunque como norma general, se aconseja el cambio de neumáticos entre los 50.000 y los 60.000 kilómetros.
  3. Los frenos: Inspecciona el estado de los frenos y del líquido de frenos. Es aconsejable que esta operación la haga un mecánico especialista. Si faltase líquido es mejor realizar el cambio y una limpieza del sistema, en lugar de rellenarlo. No obstante, como orientación, lo habitual es realizar el cambio cada dos años.
  4. El alumbrado: Comprueba que todas las luces funcionan correctamente y lleva un juego de recambio en el coche. Confirma que las luces de los faros están correctamente alineadas o pide que realicen la alineación en el taller.
  5. Los niveles: Aceite, líquido de refrigeración o anticongelante, líquido de frenos, el de la dirección asistida y el del limpiaparabrisas. Algunas baterías también necesitan mantenimiento y rellenado de niveles de agua destilada.
  6. Los filtros: Fundamentalmente, hemos de estar atentos a los filtros de aire y aceite. Lo normal es que se cambien en cada revisión, ya que si están muy sucios, aumentarán el consumo de combustible y pueden deteriorar el motor.
  7. La correa de distribución: Esta pieza, generalmente de caucho, no ofrece ninguna sintomatología que nos alerte de su deterioro, por lo que resulta esencial cumplir los plazos dictados por el fabricante, para evitar que se rompa, ya que si esto ocurre dañará seriamente el motor y provocará una avería bastante costosa. En la actualidad, la mayoría de los especialistas aconsejan el cambio preventivo hacia los 90.000 kilómetros. No obstante, algunos fabricantes lo estiman antes, dependiendo de la marca del vehículo.
  8. El sistema de climatización: Comprueba que funciona correctamente. No es conveniente conducir sin aire acondicionado en fechas tan calurosas, ya que aumenta la fatiga y provoca sueño.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *