Seguridad en la montaña y en los deportes de invierno

Han llegado las primeras nevadas del año y el paisaje invita a los amantes de los deportes de invierno a pasar unos días practicando sus hobbies favoritos. Sin duda, el rey del momento es el esquí, en cualquiera de sus modalidades, pero el abanico de actividades con las que pasar un buen rato es infinito: raquetas de nieve, montañismo, alpinismo, trineos, snowboard… La montaña es muy divertida, pero hemos de pensar también en la seguridad.

Para tener las mejores vacaciones, es importante que extrememos todas las precauciones. No debemos olvidar que la montaña también tiene sus riesgos.

Todos los implicados en la seguridad de los deportes de invierno, desde la Guardia Civil de Montaña o las divisiones de Protección Civil, hasta las propias federaciones y asociaciones turísticas y deportivas que ligan su actividad a la estación blanca, se esmeran en trabajar rigurosos planes de seguridad, para que los usuarios y deportistas puedan disfrutar de las mayores garantías mientras practican su actividad favorita.

A través de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (ATUDEM España), podéis disponer de las normas de la Federación Internacional de Ski (FIS), así como del Reglamento de Funcionamiento de las Estaciones de Esquí Españolas asociadas a ATUDEM.

Aunque es cierto que las estadísticas muestran que la mayoría de las conductas imprudentes se deben, en su mayoría, a la falta de información y al comportamiento de personas sin conocimientos ni experiencia. Debemos estar bien informados, y si no es así, contar con el asesoramiento de un monitor experto, resulta fundamental.

Es muy importante salir con la ropa adecuada y el equipo necesario, en la montaña no vale improvisar, ya que en cualquier momento la situación meteorológica puede dar un giro que nos ponga en riesgo. Esta es la razón por la que resulta de vital importancia conocer las previsiones en cuanto al tiempo y, en caso de que sean desfavorables, es aconsejable el uso de un GPS que nos permita ser localizados en caso de necesidad.

Las estaciones están bien delimitadas y no es prudente salir de las pistas o dirigirse a lugares donde podríamos estar a merced de posibles avalanchas. Ante cualquier duda, lo mejor es preguntar al personal de la estación o miembros del equipo de seguridad y rescate.

Es aconsejable que esquíes siempre acompañado, ya que uno o varios compañeros pueden ayudarnos ante una caída o un imprevisto.

Si vamos con niños o con personas menos preparadas físicamente, hemos de tener en cuenta sus necesidades de descanso y calcular bien los tiempos entre travesías. Además, vigilaremos que vayan bien equipados, incluyendo ropa adecuada, casco, gafas y protector solar.

Por último, os recordamos que en caso de emergencia siempre debéis llamar al 112.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *