Todo lo que debes saber antes de poner rejas en casa

Las rejas como medida de seguridad

 

Las rejas no son un accesorio decorativo ni se utilizan con fines estéticos o estructurales. Son un sistema de seguridad en el hogar. Por lo tanto lo más importante es que cumplan con este cometido. Los cerramientos de la vivienda (puertas y ventanas) pueden ser una parte vulnerable de un hogar. No obstante, es una cuestión que se resuelve de manera sencilla. Solo debes instalar las medidas de seguridad adecuadas.

 

Hay mucho donde escoger: puertas blindadas, alarmas, cámaras de videogilancia, etc. Sin embargo, hoy vamos a hablar sobre las rejas de seguridad y todo lo que debes saber si estás pensando instalarlas para mejorar la seguridad del hogar.

 

Hogares que necesitan instalar rejas de seguridad

 

Es habitual pensar que las rejas de seguridad solo se emplean para proteger inmuebles secundarios: un almacén, una segunda residencia, unas oficinas… Pero, ¿a quién no le gusta sentirse seguro en su vivienda habitual? En efecto, los hogares que deben plantearse más seriamente la instalación de rejas son:

 

  • Las viviendas unifamiliares.
  • Los dúplex.
  • Los áticos con azotea comunitaria (o cualquier acceso inmediato que no controle el propietario de la vivienda).

 

Ventajas de la instalación de rejas en casa

 

La principal ventaja de instalar rejas en casa es esa sensación inmediata de que tu intimidad está bien protegida. No olvidemos que potencian sobremanera el factor disuasorio. Esto puede evitar muchos robos. También suponen una línea de defensa física real para tu hogar. Además, hoy en día existen modelos muy estéticos y funcionales.

 

Tipos de rejas para ventanas y puertas

 

Un argumento en contra que generan las rejas es la sensación de claustrofobia. A este respecto, no hay que alarmarse. Existen muchos tipos de rejas que se adaptan a nuestras necesidades. Por ejemplo, hay modelos extensibles o fáciles de retirar desde dentro si lo queremos así. Los principales tipos de rejas son los siguientes:

 

Rejas fijas

Es el estilo de reja convencional, de hierro galvanizado o forja. Son ideales para las zonas que necesitan estar más protegidas. Se pueden atornillar o instalar mediante obra, aumentando así su efectividad.

 

Rejas removibles

Se adaptan a las dimensiones de cualquier espacio. Son perfectas para su instalación en zonas de tránsito del hogar, ya que se pueden montar y desmontar con mucha facilidad. Están formadas por tubos de acero de gran resistencia.

 

Rejas Bandit

Se emplean para proteger ventanas deslizantes y se pueden colocar tanto en vertical como en horizontal. Se suelen fabricar en aluminio y son las más utilizadas en las ventanas de los sótanos.

 

Rejillas

Su uso está más bien limitado a la seguridad de los negocios, comercios y oficinas. Son las típicas rejas con diseño de diamante. Coloquialmente también conocidas como rejas decorativas.

 

Existen rejas de seguridad para los casos de incendio

 

Una de las mayores preocupaciones a la hora de instalar rejas es quedarse atrapado en un incendio. No obstante, esto deja de ser un problema si decides instalar rejas extensibles o abatibles. Lo primero que debes tener en cuenta es que este tipo de rejas suelen incluir cerraduras. Por ese motivo hay que tener un plan contra incendios en casa que tenga en cuenta la localización de las llaves de las rejas.

 

Rejas extensibles

Son un modelo de seguridad con capacidad plegable. Es de apertura con forma de tijeras, muy cómodas de manejar. Habitualmente se fabrican en hierro galvanizado y lacado a fuego.

 

Rejas abatibles

En la misma línea, puedes instalar rejas abatibles. Este modelo se caracteriza por ser una pieza rígida instalada sobre bisagras con tornillos de seguridad. Puedes abrirlas y cerrarlas a tu gusto. Suelen estar hechas con hierro fundido y pintura al horno.
 

En definitiva, ten en cuenta las necesidades del inmueble donde quieras instalar rejas de seguridad. Esto te ayudará a decidir qué tipo de reja te conviene más. Si no te preocupa invertir un poco más, también puedes pedir modelos personalizados. En cualquier caso, la clave siempre está en mantener tu hogar y tu negocio bien protegidos contra intrusiones.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *