¿Qué recomendaciones debes seguir cuando llevas a tu bebé a la playa?

El destino favorito para disfrutar del descanso estival es la playa. Allí, mayores y pequeños disfrutamos del mar, los juegos en la arena, el sol y las buenas compañías pero, ¿cómo aprovechar al máximo mientras protegemos a los más pequeños? Desde Prosegur os queremos ofrecer una serie de consejos para que vosotros y vuestro bebé disfrutéis de la playa con la máxima seguridad.

El hecho de haberos convertido hace poco en mamás y papás no debe modificar vuestra rutina de vacaciones. Si en ella incluís la estancia en la playa, ir con vuestro bebé lo convertirá en un momento mucho más emocionante. Eso sí, es muy importante tener en cuenta que si vuestro peque es menor de seis meses, será mejor que se quede en casa mientras bajáis a bañaros, pues su piel aún es demasiado sensible para soportar el sol, el agua salada y la arena. Superados esos meses, podéis convertirle en el rey de la playa 😉

La protección solar es imprescindible, tanto para el bebé como para los adultos,  y se debe aplicar con la suficiente antelación previa exposición al sol. Además,  debemos repetir la aplicación cada cierto tiempo, especialmente al niño, para que la piel se mantenga sana y protegida de los rayos del sol.

Si vuestro bebé ya supera los ocho meses podrá disfrutar del agua sin inconvenientes. Podéis ayudarle a mojarse los pies y a juguetear con la arena fina de la playa, que le entretendrá por horas. Si podéis, llevaros una piscinita hinchable donde ponerle un poco de agua de mar para que se vaya habituando. Al terminar el baño, lo ideal es cambiarle el bañador para evitar irritaciones y resfriados. El bebé siempre debe estar seco cuando esté fuera del agua.

Otro de los puntos fuertes a la hora de ir a la playa consiste en enseñar al bebé a disfrutar del mar. La mayoría de los pequeños sienten algo de miedo al verlo por primera vez, por lo que os recomendamos pasear con ellos en brazos por la orilla y entrar al agua poco a poco, para que se vayan aclimatando. Nunca debéis forzar al pequeño a meterse en el agua si no quiere. Es mejor que se acostumbre poco a poco.

Si el bebé ya camina, debe llevar calzado adecuado para poder pasear por la arena sin pincharse con piedrecitas ni conchas. Las cangrejeras son perfectas, pues no solo podrá caminar a su antojo, sino que podrá meterse en el agua con ellas casa vez que quiera.

Por último, todo niño debe estar vigilado constantemente. Si vuestro bebé ya camina por sí solo debéis extremar las precauciones, evitando que se meta  en el agua sin supervisión o se extravíe entre el resto de la gente.

Siguiendo estas sencillas pautas,  pasaréis unas fantásticas vacaciones en la playa . Con vuestro bebé en el mar, reviviréis vuestra infancia descubriéndole infinidad de cosas nuevas al pequeñín. ¡Feliz verano!

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *