Consejos para que tus hijos lleven la mochila de forma adecuada y sin riesgos


Los libros, los cuadernos, las carpetas… cada asignatura contribuye a que nuestros hijos aprendan, pero también a que sus espaldas tengan que soportar un peso que en ocasiones puede ser excesivo. Aunque las nuevas tecnologías se están incorporando al estudio, y las tablets están ayudando a recopilar mucha de la información de los libros de texto, resulta de vital importancia que tengamos en cuenta una serie de consejos para que nuestros hijos lleven la mochila de forma adecuada y sin riesgos.

En primer lugar, resulta fundamental que tengamos en cuenta la opinión de los médicos especialistas en traumatología, quienes afirman que la carga no puede ser mayor al 10% del peso del niño.

A la hora de elegir una mochila, es importante que nos aseguremos de que estamos comprando el modelo adecuado para nuestros hijos. Aunque popularmente se crea que los mejores son los modelos con ruedas, se ha demostrado que trasladan la tensión y el peso hacia otras partes del cuerpo, y puede dar lugar a dolores en la columna y la zona lumbar.

Una buena opción son las mochilas anatómicas, que incluyen correas anchas y acolchadas. Además también será importante fijarnos en la parte trasera, cuanto más mullida, más nos ayudará a proteger y amortiguar la espalda de nuestros hijos. Procuremos que el modelo elegido sea ligero y que tenga dos correas, una para cada hombro.

A la hora de llevar la mochila, es importante que concienciemos a nuestros hijos de que la lleven correctamente sobre los dos hombros y que no carguen el peso sobre una sola correa. De esta forma, el peso se reparte, y evitaremos futuras lesiones de cuello y espalda. En cuanto a las correas, debemos revisar que estén perfectamente ajustadas. Asimismo, los objetos de la mochila deben llevar una distribución correcta, con los más pesados y voluminosos pegados a la columna, para evitar que la sobrecarga tire del niño hacia atrás.

Por último y más importante, permanece alerta ante cualquier síntoma de dolor de espalda o cuello de tus hijos, y ante cualquier duda, consulta con tu médico.

Imagen Creative Commons: Britt Reints

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *