Han robado en mi negocio, ¿qué debo hacer?

Tener que decir ” han robado en mi negocio “ es algo totalmente indeseable, pero por desgracia puede ocurrir. El robo puede darse en diversas circunstancias. Desde un acto vandálico, sin graves consecuencias, hasta un ataque nocturno o un asalto con intimidación. Un robo tiene consecuencias económicas y, en casos, psicológicas. Por eso es preciso tener claro cómo actuar ante un robo en un negocio y qué medidas de seguridad seguir.

 

Tipo de robo en el negocio

 

Lo más importante para saber cómo actuar es conocer la clase de hurto que ha sufrido tu negocio. En este artículo hablaremos de lo que debes hacer ante un robo físico externo. Es decir, cuando alguien asalta nuestro local. No obstante, hay que tener en cuenta que existen otros tipos de robo como el hurto interno, el robo informático, etc.

 

Qué hacer si han robado en mi negocio

 

  1. No perder la calma ante un robo:

Si se da la desagradable situación de que el asalto se produzca cuando hay trabajadores dentro de la empresa, es importante mantener la sangre fría y no forcejear nunca con los ladrones. Es básico poder captar toda la información posible: datos como la apariencia física de los asaltantes, una conversación parcialmente escuchada o cualquier detalle que se perciba pueden aportar información muy valiosa a la policía.

 

      2. Confiar en las fuerzas de seguridad:

Por supuesto, en cuanto los ladrones hayan abandonado la empresa, debes llamar inmediatamente a la Policía y no tocar nada. Así evitaremos distorsionar la investigación. Si el asalto se ha producido por la noche o sin empleados en su interior, lo primero que tienes que hacer es ponerte en contacto con la Policía.

 

      3. Determinar el alcance del hurto:

Es importante que hagas una valoración detenida de la cuantía de las pérdidas. Una vez hecho esto, habla con la compañía aseguradora para saber cómo proceder. Para estar seguro de que no dejas nada de lado, no está de más que consultes el caso con tu abogado, sobre todo si se ha tratado de algo más serio que un hurto.

 

     4. Trabajadores preparados:

Es conveniente que los trabajadores sepan qué hacer ante una situación así. Por ese motivo, nunca está de más la formación interna. Contar con un plan de formación que incluya la prevención permite saber cómo actuar ante diferentes casos de riesgo en el trabajo. Esto puede ser una situación de robo, pero puede incluir muchas más situaciones. Por ese motivo, tener trabajadores preparados siempre es una buena opción.

 

Prevención de robos en el negocio

 

Aunque la garantía de sufrir un atraco, ciertamente no existe, la prevención es algo básico. De hecho, las medidas de seguridad, además de importantes pueden ser disuasorias. Por ejemplo, tener una alarma convenientemente programada y conectada con la Policía es algo muy recomendable. También lo es contar con cámaras de seguridad. Por supuesto, todo depende del tamaño de tu negocio y del tipo de actividad que realices. También es imprescindible que contrates una póliza de seguro. Asegúrate de que incluya la cobertura adecuada para cubrir estas posibles situaciones de robo o hurto.

 

Como conclusión cabe resaltar la importancia de las medidas de seguridad preventivas que pueden ser básicas para evitar un asalto. También es básico recoger pruebas que pueden ser clave en una investigación. Y, sobre todo, saber mantener la calma en una situación como esta es determinante para saber qué hacer. Si crees que tu negocio no está bien protegido, puedes ponerte en contacto con tu empresa de seguridad para que te asesoren según las necesidades de tu negocio.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *