Consejos si vas a comprar un coche de segunda mano

A la hora de comprar un vehículo, no es lo mismo hacerse con uno nuevo que uno de segunda mano. Pueden diferir en precios, prestaciones, condiciones e incluso las gestiones a realizar si el coche se compra entre particulares. Desde Prosegur queremos que estés seguro de tu decisión con estos consejos para comprar un coche de segunda mano.

  1. Neumáticos. Asegúrate que no tienen rajas, grietas o un desgaste excesivo, que la profundidad del dibujo y la presión es correcta y, por supuesto, comprueba la fecha de fabricación.
  2. Tubo de escape. No debe tener grietas ni provocaruna excesiva emisión de humos por fallos en la mezcla del combustible.
  3. Carrocería. En un coche de segunda mano, la carrocería no debe tener arañazos o fisuras grandes que atraviesen la pintura dejando al descubierto la chapa. Igualmente, no debería tener indicios de corrosión ni abolladuras mayores de seis centímetros y el estado de las juntas de goma debe ser óptimo. Presta atención a posibles cambios en la tonalidad o textura de la pintura, pues podrían ocultar posibles golpes.
  4. Una vez dentro del coche, confirma que el deslizamiento de los cinturones de seguridad es correcto, que no tienen roturas ni cortes y que los anclajes funcionan.
  5. Dirección. Asegúrate de que el volante tiene bloqueo, está fijado correctamente, no está holgado ni excesivamente duro, no presenta ruidos de dirección mecánica y asistida y el paralelo es correcto.
  6. Pérdida de líquidos. Presta especial atención a las posibles fugas y manchas de líquido,que podrán deberse principalmente al sistema de frenos, al circuito del aire acondicionado y al motor.
  7. El pedal del freno no debe hundirse excesivamente. Además, al frenar el vehículo no debe presentar ruidos y la tensión del freno de mano debe ser la correcta: ni excesivamente dura ni floja.
  8. Debes fijarte en las paradas, el ralentí irregular y posibles ruidos anormales.
  9. Faros, luces e intermitentes no deben presentar fisuras o impactos. Las piezas han de ser originales y no deben tener dispositivos no homologados.
  10. Suspensión. El balanceo del coche de segunda mano no debe ser excesivo, ni presentar ruidos metálicos anormales.
  11. Cristales, lunas y espejos. Comprueba que no haya picaduras ni fisuras mayores de 1,5 cm, ni que se vean a menos de un metro de distancia. Los cristales no han de estar rotos ni descolgados y los espejos deben seguir la normativa vigente.
  12. Cuadro de mandos. Es esencial fijarse en el kilometraje del vehículo. Lo más habitual es realizar unos 10.000 km al año. Además, no debe aparecer ninguna luz en el salpicadero que indique algún fallo del motor o de algún elemento eléctrico.

Llega el momento de la documentación y el vendedor debe estar al corriente del Impuesto de Circulación y la Inspección Técnica de Vehículos. En la ficha técnica han de aparecer los cambios que se hayan realizado en el coche. Al pedir el libro de mantenimiento y las facturas de reparaciones, verifica el kilometraje y la antigüedad del coche. Por último, consulta en la DGT que el coche esté exento de multas y embargos.

A la hora de comprar, las tasas y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales suele abonarlas el comprador y se debe realizar un contrato de compraventa para evitar futuros problemas, aunque el vendedor sea de confianza. El vendedor dispone de 10 días para comunicar la transmisión del vehículo y el comprador de 30 días para solicitar la transferencia.

Una vez que ya eres propietario de tu nuevo coche de segunda mano, no dudes en dotarlo de la mayor seguridad posible ante posibles robos instalándole una alarma móvil de Prosegur.

 

Foto en CC: SuperCar-RoadTrip.fr

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *