Consejos para tener un jardín seguro para los niños

A los más pequeños de la casa les encanta retozar al aire libre y el lugar ideal puede ser nuestro propio jardín. Por supuesto, hemos de ser conscientes de la necesidad de adaptar ese espacio para que jueguen a sus anchas. Aquí tienes unos consejos para tener un jardín seguro para los niños.

No te preocupes, no es tan difícil contar con un espacio seguro y muy divertido para los chiquitines. El sentido común jugará a nuestro favor en estos menesteres de acondicionar el jardín para que disfruten sin cuidado. Basta con tomar unas pocas precauciones y todo estará bajo control.

En realidad, hay que ser conscientes de que, a veces, un simple descuido puede acarrearnos algún incidente doméstico fácilmente evitable si se extrema la cautela. Así que vamos a ello.

  1. Ojo con la piscina. En cuanto termine la temporada de baño, lo más correcto es cubrirla con una malla apropiada y cercarla con vallado y puerta cerrada, que los más pequeños no puedan abrir. Los niños deben estar cerca de la piscina solo cuando un adulto pueda vigilarles.
  2. Prestemos atención a los elementos decorativos. Procuraremos que sean los menos posibles, sobre todo si el jardín es pequeño, para que los chavales tengan espacio y el recinto sea seguro para los niños. Mira bien de qué material está hecho cada elemento y procura que no tenga roturas, aristas o filos punzantes que puedan causar daño.
  3. Recoge la barbacoa. Si estamos hablando de una barbacoa portátil, lo mejor es recogerla completamente en cuanto acabemos de utilizarla. Si se trata de un elemento fijo, procura que no queden por medio accesorios que puedan ocasionar algún tipo de lesión. La leña, las pastillas de encendido y los utensilios de la barbacoa deben estar fuera del alcance de los niños.
  4. Infórmate muy bien sobre las plantas. Algunas especies pueden ser tóxicas, como la adelfa o la hiedra. También pueden ocasionar heridas en el caso de que tengan espinas, como las rosas o el cactus. Incluso existen plantas que provocan efectos urticantes. Si deseas tenerlas, plántalas en lugares bien delimitados y donde los niños no puedan alcanzarlas. El Instituto de Toxicología te informa sobre la toxicidad de las plantas. Por cierto, ten cuidado con las ramas rotas y los arbustos y procura mantener una buena poda.
  5. Mantén limpia la zona de juego y también los juguetes, que deben quedar recogidos para evitar tropiezos. Presta especial atención a la limpieza de los areneros.
  6. Aperos de jardinería. Tenlos a buen recaudo, bajo llave, en un lugar al que no puedan acceder los niños. Ten mucho cuidado con los productos para el jardín (abonos, fertilizantes, herbicidas…), son muy tóxicos y mejor emplearlos cuando no hay niños delante. También es importante que te informes sobre el tiempo que debe transcurrir desde su uso, antes de que niños y mascotas puedan entrar en contacto con el terreno tratado.

Con estos sencillos consejos para tener un jardín seguro para los niños, podréis disfrutar en familia de un espacio al aire libre muy saludable y divertido.

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *