Atentos al Phishing o suplantación de identidad online

El Phishing no es más que una suplantación de identidad online. El uso fraudulento de tus datos personales, el robo de las tarjetas de crédito, los datos de tus cuentas bancarias y contraseñas… toda aquella información susceptible de ser utilizada por terceros y con fines fraudulentos es lo que conocemos como técnicas de suplantación de identidad a través de internet.

La palabra Phishing deriva del término inglés fishing (pescando) y todos podemos imaginar lo que quieren decir cuando se emplea esta palabra para vincularlo a la sustracción de datos. No todo está perdido, siempre podremos identificar si estamos siendo vigilados, gracias a unos cuantos consejos que nos pueden poner en alerta.

  • Nunca contestes a correos electrónicos no solicitados donde se te piden datos personales. Casi la totalidad de las empresas tienen, entre su política de protección al consumidor, la costumbre de no pedir esta información vía mail.
  • Detecta el tipo de lenguaje. Si recibes un correo con cierto tono de urgencia en el que se te invita a facilitar tu información personal después de pinchar en un enlace, es un claro ejemplo de Phishing. No pierdas el tiempo poniendo en peligro tu seguridad. Elimina el correo.
  • Ojo a los datos adjuntos. Limítate a abrir aquellos datos adjuntos de los que conoces su procedencia y estás convencido de su seguridad. En caso contrario podrían ser malware que infectase tu equipo informático y devolviese información al hacker.
  • Asegúrate que los vínculos son correctos. A veces los correos llevan el nombre de una entidad conocida, sin embargo, los enlaces que incluyen los saboteadores, realmente conducen a sitios completamente diferentes. Puedes darte cuenta de ello dejando descansar el puntero del ratón unos segundos sobre el link y, si se trata de un sitio seguro, el nombre que aparece debería coincidir.
  • Cuidado con las direcciones web. Asegúrate que es realmente la dirección oficial. Muchos hackers emplean lo que se denomina en informática como homógrafo y que se trata de una dirección modificada con el fin de engañar al usuario. La mejor opción, para este paso, es escribir la dirección directamente en la barra de navegación.

Aun conociendo los ‘trucos’ de los posibles usurpadores de identidad online, es posible que caigamos en alguna de sus trampas. Si es así, ponte en contacto con la Policía, ya que suelen disponer de unidades especiales para la lucha contra el fraude en Internet.

Por último os dejamos un infografía en la que volvemos a explicar qué es el Phishing y cómo protegerse:

que-es-phishing

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *