¿Es seguro que mis hijos beban agua del grifo en España?

Por 0 Sin etiquetas

Agua del grifo vs. agua embotellada

 

Los requisitos para asegurar la calidad del agua que bebemos están debidamente regulados por las administraciones territoriales en España. Existen todas las garantías necesarias para su consumo. No obstante, hay quien prefiere el agua embotellada. De hecho, esta puede convertirse en la mejor opción de consumo en determinadas circunstancias, especialmente cuando nos referimos a los niños.

 

Las variables que afectan a la calidad del agua

 

El agua de ríos y pozos, sometida a procesos de potabilización, es la que se consume de manera habitual en todos los hogares. La que denominamos agua corriente es un agua segura y saludable que no contiene apenas minerales. No como en el caso del agua procedente de la lluvia, que se filtra en las rocas de las montañas.

 

Este líquido es uno de los principales elementos de nuestro cuerpo. Por eso es importante realizar una valoración adecuada del tipo de agua que consumimos en casa. Más allá de los requisitos básicos de salubridad, hay que tener en cuenta ciertas variables. Los principales factores que afectan a la calidad del agua aparecen recogidos en el Boletín Oficial del Estado y se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Composición del agua (cantidad de flúor, sodio, potasio…).
  • Controles para verificar la presencia de sustancias radiactivas (radón, tritio y otros tóxicos).
  • Niveles de mineralización.

 

¿Es seguro que los niños beban agua del grifo? - Blog Prosegur

Hay muchas variables que afectan a la calidad del agua – Blog Prosegur.

 

La importancia del consumo de agua en niños

 

¿Es recomendable que los niños beban el agua que sale directamente del grifo o es mejor la opción del agua embotellada?

 

Tanto los bebés como los niños pueden consumir sin problemas el agua mineral o la del grifo. En ambos casos obtendrán la hidratación y los beneficios necesarios para un desarrollo saludable. Entonces, ¿qué opciones serían más recomendable?

 

El agua que obtenemos del grifo es más asequible, tanto por precio como por su fácil acceso. Además, al no estar en contacto con el plástico resulta más amable con el medio ambiente.

 

Sin embargo, la calidad del agua potable varía mucho según la localización. Por ejemplo, ciudades cercanas a grandes puertos tienen un agua de peores condiciones ya que la cercanía a la costa supone tener más afluencia de metales pesados en la corriente de agua.

 

En este sentido, el agua embotellada se presenta como una opción libre de contaminación muy adecuada para la alimentación de los bebés y provista de componentes (magnesio, silicio, sulfatos, calcio…) muy beneficiosos para su desarrollo.

 

¿Qué hacer cuando el agua es de mala calidad?

 

Aunque beber agua en casa sea seguro, en algunas ocasiones es necesario adoptar medidas extra que mejoren de manera significativa sus propiedades.

 

Las alternativas a un agua corriente de buena calidad no tienen por qué pasar necesariamente por el consumo de agua embotellada. Una de las soluciones más habituales es usar filtros de agua. Estos se istalan directamente en la cabeza del grifo. Más sofisticados son los sistemas de osmosis inversa, uno de los procesos de purificación de agua más populares y efectivos.

 

¿Qué es la osmosis inversa?

Es un mecanismo que funciona a través de filtros y membranas. Una vez que el equipo está conectado al suministro, elimina los iones y las partículas más grandes presentes en el agua, lo que garantiza una mayor higiene y calidad.

 

Para gustos, sabores

 

Es muy importante saber que el sabor y la calidad del agua no tienen por qué estar relacionados. De hecho, el sabor del agua cambia de una marca de agua embotellada a otra y ello no supone un cambio en la calidad.

 

En cualquier caso, recurrir al agua mineral embotellada será una cuestión de gustos o hábitos. Recuerda que lo más importante para tus hijos es que los protejas como es debido y que disfrutes con ellos.

 

¿Es seguro beber agua del grifo en el extranjero?

 

Mucha gente se hace esta pregunta. ¿Por qué los residentes de la India, por ejemplo, no tienen problemas al beber agua del grifo y los turistas sí?

 

La razón es muy sencilla: el agua en países extranjeros no es necesariamente mala o nociva. No obstante, la flora bacteriana que posee el agua varía de un país a otro. Es esta diferencia la que genera problemas intestinales. Hasta que nuestro cuerpo no se acostumbra a la nueva vida bacteriana del lugar, el agua nos sienta mal. Por este motivo, se recomienda beber agua embotellada cuando viajemos fuera de nuestro país.

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *